Trucos para ganar en el Torneo de Poder
del juego Kingdoms of Camelot de Facebook

Ver también
 - Geografía de KoC
 - Poder de unidades
 - Bárbaros
 - Tierras vírgenes
 - Ciudades
 - Blasones

por Lord Juan de Alborán

Tras haber obtenido un meritorio cuarto puesto en el primer Torneo de Poder del dominio Culwich94, los compañeros de la Alianza UNASUR me han pedido que explique las estrategias y trucos (tricks) utilizados para conseguir aumentar rápidamente el poderío. Aquí van algunas explicaciones que espero que sean de utilidad para otros jugadores.

Para empezar, es necesario dedicar mucho tiempo. El juego Kingdoms of Camelot es muy adictivo y puede ser divertido jugarlo en el tiempo libre, pero para subir rápidamente es necesario dedicar muchas horas al día durante muchos días seguidos, lo que no está al alcance de todos.

Además, hay que conocer en profundidad el juego. Antes de competir en Culwich94, hice un largo aprendizaje en otros dominios. Hay un wiki aquí donde aprendí mucho y ofrece una magnífica información que creo imprescindible para el juego. Lamentablemente está en inglés. Mucha de la información que pondré en estas páginas estará tomada de esa wiki.

Lo primero es llegar a un dominio adecuado. Hay muchos dominios en Kingdoms of Camelot y cada uno es un juego independiente, con sus propios jugadores. No es posible interactuar ni transportar recursos entre ciudades y jugadores de diferentes dominios, aunque si es posible que un jugador tenga ciudades en diferentes dominios simultáneamente. Si llegas a Camelot por invitación de un amigo, como es habitual, tu primera ciudad se creará en el dominio de tu amigo, que estará ocupado ya desde tiempo antes y en el que habrá jugadores que han crecido mucho en poder, por lo que no podrás competir. En cambio, si aceptas el dominio que el juego te ofrece al azar, tu ciudad será creada en un dominio de reciente creación, donde todos los jugadores están empezando y estarás en condiciones de competir.

Al empezar a construir tu ciudad se plantea el dilema de qué construir. El número de espacios está limitado. Después de construir los edificios imprescindibles para el juego (Laboratorio de Alquimia, Embajada, Taller, etc.) te quedan algunos espacios en los que podrás construir varias cabañas o cuarteles. No se deben construir demasiadas cabañas. Con ocho, quizá menos, es suficiente para tener la población necesaria para el juego. Conviene dejar espacios libres para construir el mayor número de cuarteles posible. Los cuarteles, cuantos más sean y mayor sea su nivel, permitirán acelerar la producción de tropas lo que se necesitará en la competencia por el poder y en los niveles más avanzados del juego.

Hay alguien que aconseja incluso no tener almacén y reservar su espacio para otro cuartel. En realidad el almacén es algo inútil. Sirve para proteger recursos cuando eres atacado. Pero la mejor defensa para un ataque es tener unos buenos muros bien guarnecidos de trampas y ballestas. Durante los primeros días el jugador está protegido por la Niebla de Avalón y para cuando esta desaparece el buen jugador ya debe tener sus muros bien guarnecidos.

Algo similar ocurre con los espacios del campo: ¿Cuantas granjas, aserraderos, canteras y minas hay que tener? Es conveniente, en vez de construir en todos los espacios disponibles, ocupar pocos espacios y subir el nivel de lo que se haya construido. Así habrá espacio para adaptarse a las nuevas necesidades que vayan surgiendo. De hecho, en el momento de ganar en el Torneo de Poder mis recursos en el campo entre las dos ciudades eran: Cinco granjas (niveles 7, 7, 6, 6, 6); doce canteras (niveles 8, 7, 7, 7, 7, 7, 7, 6, 6 6, 6, 6);  doce aserraderos (niveles 8, 8, 8, 8, 8, 8, 7, 7, 7, 6, 6, 5); y veintinueve minas (niveles 9, 9, 9, 9, 8, 8, 8, 8, 7, 7, 7, 7, 7, 7, 7, 6, 6, 6, 6, 6, 6, 6,  6, 6, 6, 5, 5, 4, 2) .

¿Porqué tantas minas y tan pocas granjas? Porque la forma principal de conseguir alimentos y madera es saqueando campamentos de bárbaros. Si los saqueas sistemáticamente, te proveerán de todo el alimento y la madera necesaria. Respecto a la piedra, es necesaria sobre todo en los primeros niveles del juego, para construir tus muros, pero una vez que hayas alcanzado los niveles más altos en los edificios, serán de poca utilidad.

En los niveles avanzados de Kingdoms of Camelot, cuando ya tienes el castillo, los muros y todos los edificios a nivel nueve, la única forma de seguir creciendo en poder es aumentando el ejército, para lo que será necesario madera y mineral. El mantenimiento de un ejército grande requiere unas cantidades fabulosas de alimento que ningún número de granjas, por alto que sea su nivel, podrá producir. Llega un momento en el que la única forma de alimentar al ejército es manteniéndolo activo en el saqueo continuo de campamentos de bárbaros.

    ver aquí cómo atacar campamentos de bárbaros

 


Los aliados me traen el mineral que necesito

Para el último día del Torneo de Poder diseñé una estrategia especial. Se trataba de conseguir mucho poder en muy poco tiempo. El TRUCO consistió en crear muchos milicianos. Cada miliciano proporciona una unidad de poder mientras que los arqueros, por ejemplo, proporcionan cuatro unidades de poder. Sin embargo en producir cuatro milicianos se tarda mucho menos tiempo que en producir un arquero. En una hora de crear arqueros consigo 262, lo que me da solo 1048 unidades de poder mientras que una hora puedo crear 3668 milicianos que son  3668 unidades de poder ¡Mas del triple! Daros cuenta, por tanto que dos ciudades, produciendo milicianos durante 24 horas seguidas, pueden generar un aumento del poder de 176000 ¡en un solo día! y eso sin contar el poder generado mediante la construcción de edificios y las defensas en los muros.

La dificultad está en que, aunque los milicianos requieren menos mineral, como se producen muy rápidamente, el consumo de mineral por hora es mucho mayor: Crear un arquero requiere 300 de mineral. mientras que crear cuatro milicianos requiere solo 200 de mineral, pero una hora de milicianos requiere 183400 de mineral.


¿Cómo obtener mineral rápidamente? A pesar del enorme número y nivel de mis minas, la producción seguía siendo insuficiente. Compré algo en el mercado, pero las cantidades que se ofrecían eran muy pequeñas, totalmente insuficientes y a un precio desorbitado. Otra posibilidad es atacar y saquear ciudades de otros jugadores que puedan tener mineral acumulado, pero eso, como sabéis, puede ser muy peligroso y generar más pérdidas que beneficios. Fue entonces cuando se me ocurrió acudir a la Alianza y pedir prestados esos recursos.

El resultado fue muy superior al esperado. En pocas horas recibí más de seis millones de unidades de mineral. Si se me hubiera ocurrido ese sistema un par de días antes hubiera podido conseguir un resultado aún mejor en el Torneo.

Una vez solucionada la escasez de mineral se me planteó un problema imprevisto: la necesidad de ciudadanos. Los ciudadanos son necesarios para crear tropas. Una vez que han sido creadas, los ciudadanos vuelven a estar disponibles.  Son necesarios dos ciudadanos para crear un arquero y uno para crear un miliciano. Por tanto, con las mismas cuentas de antes, si daba la orden de crear 262 arqueros en una hora necesitaría solo 524 ciudadanos, pero para dar la orden de crear milicianos durante una hora se necesitaba que estuvieran disponibles 3668 ciudadanos. Si tengo solo 1000 ciudadanos disponibles puedo dar una orden de crear arqueros durante casi cuatro horas. Sin embargo para crear milicianos tendré que estar dando órdenes cada quince minutos.

El número total de ciudadanos depende de las cabañas y su nivel, pero también depende de la tasa de impuestos. La tasa de impuestos que hay que tener normalmente es del 50% mas la mitad del nivel de la taberna. Así, si la taberna está a nivel 4, la tasa de impuestos que maximiza los ingresos de oro es del 52%.  Si la tasa de impuestos es superior a ese porcentaje, el número de ciudadanos disminuye tanto que se pierden ingresos. Si la tasa es más baja no se estarán obteniendo todos los rendimientos de oro posibles. Esa tasa óptima es la que mantengo normalmente. Pero en el último día del torneo tuve que modificarla bajándola al 10% para que aumentara el número de ciudadanos y no tener que estar dando continuamente órdenes de creación de milicianos

OTROS TRUCOS que yo no utilicé pero que otros jugadores, los tres que me superaron, es posible que hayan utilizado:

- Es frecuente que una persona mantenga varias personalidades diferentes en Facebook y pueda por tanto disponer de varios jugadores y muchas ciudades en el mismo dominio de Kingdoms of Camelot. Así puede poner a varios jugadores y ciudades a producir para el jugador que está en el Torneo.

- También es posible comprar gemas con dinero real, con cargo a una tarjeta de crédito o a una cuenta de PayPal. Con esas gemas es posible adquirir, por ejemplo Relojes de Arena que acortan el tiempo de construcción o de creación de tropas. Se pueden comprar 1000 gemas por solo 100 euros. Pagando dinero se puede conseguir alcanzar el máximo nivel de unos muros o de un castillo en pocos minutos, lo que proporciona un gran poder. Creo que los creadores, diseñadores e informáticos de Kingdoms of Camelot han hecho un trabajo magnífico y se tienen muy bien ganado el sueldo que ganan. Animo a todos los jugadores que no pueden dedicar mucho tiempo al juego, o a los que quieran crecer muy rápidamente, a que compren gemas. Pero yo no lo hice.

¿Y que hacer a partir de ahora? ¿En qué gastar las 200 gemas obtenidas en el torneo? ¿De qué me van a servir esas decenas de miles de milicianos que tengo ahora?

En este momento solo tengo dos ciudades. Para la tercera ciudad tengo que conseguir  los blasones de Sir Bor, Sir Ector y Sir Kay. Para la cuarta ciudad necesitaré los blasones de Sir Bedivere, Sir Gawain y Sir Percival. Podría utilizar las gemas para comprar esos blasones, pero prefiero obtenerlos de la forma normal: atacando tierras vírgenes. Así podré con las 200 gemas comprar el cofre Divina Ascensión que contiene 5 unidades de Divina Inspiración y me permitirá llevar castillos u otras cosas al nivel diez .

Los blasones se consiguen atacando tierras vírgenes y para atacar las tierras vírgenes es para lo que necesitaré muchos miles de milicianos. No es posible conquistar tierras vírgenes sin pérdidas. Será allí donde morirán, eliminando trampas.